RADIO "EL CLUB DE LA PLUMA"

martes, 4 de enero de 2011

EXCUELA DE NÁUFRAGOS…

EXCUELA DE NÁUFRAGOS…

Tomando frases sueltas de distintos textos, ya sean éstos novelas, poemas, letras de canciones, etc. podemos, si queremos, aventurar una suerte de múltiples mezquindades salpicadas de teorías y conceptos que avalan desde la estupidez hasta la atrocidad…

No podemos negar que la “alta suciedad” –como diría el magnífico Andrés Calamaro- se ha esmerado, alcanzando las mejores calificaciones a la hora de las justificaciones. Ya en tiempos remotos, los clérigos le asignaban a un supuesto misericordioso dios, la responsabilidad de los hoy denominados “daños colaterales”, ante torturas y matanzas perpetradas contra presuntos herejes… Hubo alguien que se refería a la religión como “…el opio de los pueblos…”, un tal Carlitos Marx, si no lo recuerdo mal…

Luego hicieron su aparición las nefastas teorías que avalaban y justificaban a los denominados “males necesarios”, bases sustentables para el mejor desarrollo del mundo capitalista… Nada de ello ha cambiado hasta el presente y presumiblemente no habrá de cambiar en el futuro, lamentablemente…
Ya, Milan Kundera en su obra “La Insoportable Levedad del Ser” habla de: “…la alegre solidaridad de los imbéciles…”
Una solidaridad que nada tiene que ver con lo solidario respecto del bien común de los humanos, una solidaridad mezclada con la discriminación, el odio y la más profunda miserabilidad humana…

Joaquín Sabina, en “El Rockanroll de los Idiotas” nos tira algunas frases para tomar en cuenta: “…Conmigo no contaba el porvenir…”, “…no jugaba para no perder…”, “…yo no rezaba para no creer…”
Si no arriesgamos en el juego de la vida por no perder, de seguro nada habremos de ganar, por lo tanto el porvenir no podrá contar con nosotros porque no vamos hacia él y mucho menos podremos creer en aquello por lo que no nos aventuramos por alcanzar…

Durante el transcurso de cada año gregoriano, realizamos homenajes y recuerdos que refieren a personajes, pasados a la historia, por sus luchas, sus conquistas, sus desdichas y sus victorias… Llenamos cada hoja del calendario con nombres y hechos a recordar; tal parecen los engranajes de una maquinaria de la memoriosidad aparente, sin el compromiso concreto de, al menos, imitar en algo los mejores ejemplos legados…

Por supuesto que nos esmeramos en hacer siempre lo contrario, salvo el consabido y merecido homenaje por el héroe de turno…

Parece ser que la cofradía de menesterosos del alma van cumpliendo su objetivo: el de erradicar de una vez y para siempre la posibilidad de la “conciencia colectiva”…

Esa conciencia colectiva viene siendo manipulada desde siglos, y aquellos que se han esforzado en desenmascarar, cuando ocultaban su identidad, a los responsables, sus métodos y consecuencias; el dedo acusador sindicaba a “los inoportunos” de “desestabilizadores de lo inestable”…

Hogueras, cepos, mazmorras, látigos, crucifixiones, picanas, hambre, desnutrición, analfabetismo, autoatentados (11 S; 11 M; embajadas varias, etc.) y muchos etcéteras más integran la larga lista de mecanismos tendientes a lograr la manipulación de cada conciencia, de cada razonamiento individual y colectivo…

A todo ello se han sumado los más grandes exponentes de la idiotez humana; programas televisivos donde: la intimidad del individuo se convierte en espectáculo diario; la liviandad y mediocridad de pseudo humoristas que recurren a la menor inventiva y nula creatividad para “hacer reír a la gente”…
Entre medio hacen su aparición los “falsos profetas”, aduladores de la desidia que, auto titulándose forjadores de un progresismo inexistente, salvo en los títulos y discursos, pretenden dar cátedra con sus erráticos comportamientos que los aleja de sus presuntas convicciones, para justificar su mezquina relación con el sistema que a diario nos depreda…

Por supuesto, no podemos dejar de mencionar las herramientas más importantes de que se ha valido y se vale este sistema alienante: educación y medios de comunicación…

En cuando a los métodos utilizados por los medios de comunicación, o como solemos designarlos, medios de desinformación e incomunicación, ya sabemos bastante aunque nos cueste asumir ese conocimiento para erradicar sus consecuencias; de hecho se siguen consumiendo los mismos como el pan del diario vivir…

El sistema educativo, al menos en lo que respecta en gran parte del continente Tupacamariano, sigue profundizando su esquema en beneficio de los intereses corporativos del planeta, alejando la concientización en cada individuo, para perfeccionar su automatización…

Podríamos considerar como otra versión actual del denominado “opio de los pueblos”, a determinadas actividades que catalogan como “deporte”, tal el nefasto y devastador Dakar que arrasa, sin escrúpulos, lo que encuentre a su paso…y gente, mucha gente determinada a alentar con su presencia, a la vera de las rutas, tal alienación colectiva, que sólo beneficia, como siempre, a unos pocos en detrimento de millones…¿Cuántas bocas dejarían de padecer hambre con lo que se despilfarra en este atropello mecanizado???...

La historia del planeta está llena de “locos” que han naufragado en su existencia, por asumirse en involuntarios testigos de lo que nos subsume en la indiferencia. De esos “locos”, nos han quedado algunas frases, algunas líneas, algunas ideas como para iniciar una revisión real histórica de nuestro comportamiento como raza…

Muchos de esos “locos” han muerto en las hogueras, en las mesas de tortura, pero también han parido corazones que nos gritan desde distintos espacios que, dejemos de ser esclavos efectivos en esta mundial y terrorífica escuela de náufragos… No obstante, seguimos ignorando esos gritos ensordeciéndonos con las farandulerías festivaleras que gregorianamente nos “regalan” los calendarios…

Nos hemos referido en éstas páginas, en números anteriores a “La Servidumbre Humana”, al “Nuevo Brazo Armado del Imperio” y más, intentando de alguna manera torcer, aunque sólo sea un poco, el nefasto horizonte impuesto por los miserables serviles de la codicia…

El esfuerzo está centrado en encontrar los canales, que nos permitan alcanzar esa comunicación necesaria, para asumirnos como hacedores de nuestro destino…
Intentando no ser cómplices de tan usurera morbosidad…

Por eso, en esta oportunidad nos proponemos invitarlos a sumarse, de todas las formas posibles a esta tarea; desde la discusión, la crítica, la propuesta, la duda, etc.

La idea es transformar a cada segundo la realidad que nos toca vivir, poniendo la meta en un futuro que nos contenga a todos, sin exclusiones ni excluidos.

La idea es dejar de ser observadores y convertirnos en actores directos de nuestro destino, revolucionándonos y así enterrar para siempre esta inservible escuela de náufragos…

Que así sea…
NORBERTO GANCI –DIRECTOR- El Club de la Pluma
elclubdelapluma@hotmail.com – elclubdelapluma@gmail.com
http://elclubdelapluma.bligoo.com.ar

No hay comentarios: