RADIO "EL CLUB DE LA PLUMA"

domingo, 31 de agosto de 2014

Los hijos de Caín y el engaño semántico.

Los hijos de Caín y el engaño semántico.

CARLOS_NAVARTA.jpg

Resulta inadmisible a cualquier espíritu justo, aceptar livianamente el ecumenismo al hablar y peticionar por la Paz y convertir éste elevado valor humano en una abstracción cuando no se dicen las cosas por su nombre.

Me he negado a firmar algunas peticiones por la Paz que adolecen de un sentido crítico, totalmente descontextualizadas de verdades históricas que es en donde se encuentran las raíces de buena parte de lo bueno y lo malo de la fatalidad de cada pueblo. Hablar en éstos términos de la Paz desde la omisión mal intencionada o desde el desconocimiento, altera la direccionalidad del texto y sin darnos cuenta nos pone en una actitud sesgada de descompromiso y tal vez en el papel de temerosa cobardía frente a un poder, que no es precisamente el poder de la razón.

- ¿Se puede peticionar con esa tibieza esa "paz" para ambos pueblos por igual?
- ¿Cual sería el rostro que pondría un sionista al leerla y cual sería el de un palestino al leerla?
- ¿Conque criterio de razonabilidad y equidad podemos poner en el mismo plano de comparación, a la nación Palestina carente de fuerzas armadas que viene siendo despojada y masacrada durante algunas generaciones; primero por los británicos y luego por el estado de Israel poseedor del aparato bélico mas sofisticado del planeta, que desde las primeras décadas del Siglo XX viene colonizando a sangre y fuego esos territorios??

Es reprochable desde todo punto de vista que la mayoría del pueblo judío, haya optado por ese "estilo de vida" propuesto por el sionismo y con ello haya quebrantado 1.300 años de convivencia pacífica y armoniosa entre dos pueblos semitas. Y en ésto no existe una causal noble que alguien pueda esgrimir en el plano interior de los asuntos de Israel; el haber dilapidado también a la Democracia en el mas sano sentido de su interpretación; haciendo uso falaz de la misma, a imagen y semejanza mas dramáticas de su principal asociado: el belicismo anglosajón.

Décadas pasadas leía entre tantas otras cosas, con asombro y con dudas el libro "Los protocolos de los sabios del sión"; una obra que supuestamente expresa los contenidos y pensamientos del fundador del sionismo Theodor Herzl y otros intelectuales, que enunciaran en las postrimerías del siglo IXX.
Aunque la autoría de ésta obra sea cuestionada como un hecho de propaganda antisemita, por algunos escritores afines al sionismo; los que han intentado calificarla y describirla como una parodia de teorías conspirativas acerca de sociedades ocultas y planes mundiales secretos; no es ni mas ni menos, que una "hoja de ruta" para cumplir con sus cometidos que (como la historia lo ha demostrado), fueron mucho mas allá que la enunciada fundación de un estado que albergara en un solo territorio, al pueblo judío diseminado por todo el planeta.

Al decir de varios autores en diversos libros, denunciaban esta obra como una expresión antisemita y le se atribuían a quienes inspiran teorías conspirativas para denostar al pueblo judío, de ser así:

- ¿Por que la historia ha demostrado que se vienen cumpliendo inexorablemente todo lo enunciado a modo de una "profesía" autocumplida?

Releyendo el polémico libro (cuestionado durante muchas décadas por la acción de la propaganda y la contra propaganda), varias veces como elemento de consulta para poder compararla con la realidad, tomando una importante porción de la historia como muestra; puedo aseverar que no existen distancias entre lo anunciado y los hechos sucedidos. Ademas ¿que puede hacernos presumir que dicha "hoja de ruta" no sea tal, cuando tenemos un antecedente inmediato, contemporáneo y vigente como el Club Bilderberg que demuestra en la práctica como se ha construído inexorablemente el poder paso a paso, conforme lo enunciado en el libro de referencia?

El estado sionista constituye en sí mismo un estado que toma decisiones dentro de otros estados y dentro del propio Israel; para usufructuar en su propio y exclusivo beneficio el ejercicio del poder.
No por casualidad los mas altos jefes militares israelíes sionistas, responsables de atentados terroristas, responsables de anteriores matanzas indiscriminada de palestinos, apropiadores seriales de territorios, hayan terminado siendo después los gobernantes del estado de Israel.

Es un común denominador a travez de la historia de su política externa, la apropiación de todo sistema de ordenamientos políticos y económicos conocidos.
Fueron por las sociedades secretas de rituales masónicos, por la Iglesia Católica, por el comunismo, pero nunca fueron por el capitalismo con quien terminó asociado primero y manejando sus decisiones después. De allí la supremacía de los mercados completos del oro, de diamantes entre otros, y finalmente de las finanzas y todo lo que con ellas se puede llegar a comprar, desde medios de comunicación hasta la voluntad de políticos, jueces, empresarios, etc.

Son parte gobernante en muchos países y toman decisiones de estado o bien se asocian directa e indirectamente, como en el caso de algunos países árabes tales como los Emiratos o los saudíes; y como el caso de otros países que no han podido controlar desde el gobierno, han asumido el roles opositores, bajo una sola consigna: llegar.
Lo que no pueden conseguir por la vía pacífica dentro del marco de las leyes a su determinado tiempo lo toman convulsionando naciones desde la política, mediante actos de terrorismo o declarando la guerra; fieles y consecuentes a su contumaz postura colonialista. El estado de Israel es considerado como una nación occidental en el Medio Oriente junto a otros aliados a occidente: Arabia Saudita, Emiratos Arabes y Turquía (como puerta de acceso desde Centro Europa).

Por todo ésto y frente al horror e indignación que me produce el genocidio del pueblo palestinos a manos del estado de Israel; me resulta necesario dejar bien clara mi posición para que ningún díscolo malintencionado intente cambiar los ejes de cualquier debate en donde exista mi necesidad y derecho de expresión; que de hecho está muy lejos de contener algún sesgo racista o xenófobo.

No aborrezco al judaísmo ni al semitismo; si en cambio al sionismo como expresión de un pensamiento político que muestra desprecio por la condición humana de quienes se resisten a ser sometidos, por medios pacíficos o violentos.

Reitero, es lamentable para la humanidad que la mayoría de los israelies, hayan optado ese estilo de vida propuesto por el sionismo y también reconocer como verdad esperanzadora, que existen otros tantos judíos que están opuestos.

Por todo ésto consideré oportuno en mi acotado saber, separar la paja del trigo, para llegar a ésta conclusión:
Es una burla dantesca, para quienes vienen siendo víctimas de un genocidio planificado en el siglo XX, por defender su territorio y sus vidas; exhibirles una petición de Paz; en donde la verdad brille por su ausencia.

Me resisto a hablar de la Paz entre turcos y armenios.
Me resisto a hablar de la Paz entre nazis y judíos.
Me resisto a hablar de la Paz entre israelies y palestinos.

Me resisto a hablar de la Paz con quienes intentan convencerrne que estos dolorosos episodios de la humanidad son guerras. Fueron y son genocidios perpetrados unilateraleralmente que merecen nuestra taxativa condena.

No puede existir la Paz ni mansedumbre en los pueblos sometidos a sangre y fuego con generaciones aniliquidadas en su historia. Me resisto a hablar y peticionar por la paz de los sepulcros, prefiero que hablemos de la Vida y la Justicia.
Cuanta razón tenía Perón cuando nos decía que la fuerza es el derecho de las bestias.
En éste doloroso trance, hablar de la paz haciendo la negación de las causales históricas, es el equivalente a negar los derechos soberanos sobre nuestras Islas Malvinas.

No es correcto ni digno hablar de Paz en iguales términos, entre un estado genocida y un pueblo indefenso.

Carlos Navarta - Solidario con el pueblo Palestino
07/08/2014