RADIO "EL CLUB DE LA PLUMA"

sábado, 1 de noviembre de 2014

“QUE SIEMPRE HA HABIDO POBRES, EXCLUIDOS Y DESCLASADOS…”

“QUE SIEMPRE HA HABIDO POBRES, EXCLUIDOS Y DESCLASADOS…”

Gandhi decía algo así como que: si cada uno consumiera únicamente lo necesario para vivir, no habría hambre en el mundo... Nada ha cambiado desde los tiempos de esas expresiones. Hoy como ayer hay exceso de consumismo por parte de unos pocos, frente a las grandes necesidades de muchos...
Si bien en todas las épocas ha sido así, o más o menos, dependiendo del desarrollo, evolución de cada pueblo en diferentes regiones del globo, nos situamos para tener una referencia, en tiempos de los imperios europeos, aquellos que mucho nos hacían estudiar y memorizar, sobre su expansionismo y desarrollos culturales, sociales, militares, etc. la inequidad era, valga el término, moneda corriente.

El modelo impuesto en el Imperio Romano, significaba para pobres y esclavos un estado desesperante de decepción, al ser violentados todos y cada uno de sus derechos. De hecho se los asumía sin derechos, recurriendo a una naturaleza prefabricada por el poder imperial del momento que, tal como ocurre hoy, los sumía en la desesperación; los necesitaban en la exclusión, el desamparo y la miseria para dominar y controlar.
La excepción a tremenda situación eran aquellos que eran designados “ciudadanos”. Éstos contaban con una posición social privilegiada que les permitía acceder a posiciones de gobierno, como así también al beneficio de las leyes, la propiedad, etc.

En la democracia griega el modelo o concepción e interpretación del término “ciudadano” era sólo para varones y excluye a las mujeres, los niños, los metecos o extranjeros y los esclavos. Ya lo hemos citado en otras oportunidades, pero vale la pena siempre recurrir a esas concepciones que han marcado el desarrollo y “evolución” de los pueblos.

En nuestra región podríamos hacer una breve referencia a alguna particularidad del Estado Inca. Éste tenía organizado su territorio en grupos decimales para poder atender y administrar las diferentes necesidades, organizar el trabajo, las obras de bienestar común y las obligaciones con el Inca.
Una de las características más sobresalientes en la organización del Estado Inca es lo que se denomina Ayllu, comunidad familiar o agrupación de familias que tenía un jefe o “Curaca” que se encargaba de organizar el trabajo comunitario, distribuir las tierras y actuar como juez. Un cargo que no se heredaba, sino que era designado por un ritual especial, o designado por el Inca.

A todo esto también podríamos agregar que: “…Los miembros del ayllu trabajaban su tierra, pero también tenían la obligación de trabajar la tierra del estado para que el estado pudiera alimentar a los gobernantes, a los nobles, al ejército, a los ancianos y a los enfermos que no podían alimentarse ellos mismos por sus cargos o su indisponibilidad.

El estado también guardaba comida en caso que un ayllu tuviera una emergencia que no les permitiera trabajar su tierra (por inundaciones, terremotos o enfermedad de gran parte del ayllu).

Los miembros de cada ayllu también debían utilizar parte de su tiempo para trabajar la tierra que se apartaba para los dioses y los líderes religiosos…” (1)

De lo expuesto podemos considerar las grandes diferencias conceptuales relacionadas a la cuestión social en cada caso.
Mientras en una parte del globo, un poder concentrado en pocas manos condicionaba la vida y la muerte sobre mayoría, promoviendo discriminación y miseria, en la otra se asumía la responsabilidad sobre toda la población, considerando y atendiendo las necesidades de hasta los más vulnerables. Todo esto en líneas generales. Por supuesto que detractores habrá para forzar el inclinar la balanza hacia otra mirada, tal vez un tanto más mezquina.

La invasión y posterior genocidio producido en Nuestro Continente, nos ha privado de la posibilidad de experimentar cómo habría resultado la evolución del sistema desarrollado por el Estado Inca.
Por imposición hemos heredado modelos de dominación y exclusión que promovieron y promueven explotación, exterminio y expoliación. Todo en beneficio de un reducido número de individuos autoproclamados mandamases imperiales.

Hay consecuencias respecto de los modelos impuestos y ellas se reflejan en las realidades que viven y/o padecen naciones enteras.

La cuestión demográfica a nivel global es un tema a considerar, unido a las condiciones de desigualdad, pobreza y desnutrición.
Las revoluciones agraria, industrial y tecnológica han contribuido a disminuir el hambre en el mundo, según nos explican algunos investigadores…, ello también ha propiciado el aumento demográfico en el planeta por un marcado ascenso en la natalidad; no obstante hay situaciones que distan mucho de mejorar a medida que el tiempo transcurre.
El impulso demográfico ha tenido su mayor marca en el continente Africano; se especula que para el año 2025 habrá de contar con una población cercana a los mil seiscientos millones de habitantes (1.600.000.000). Con ello también, a consecuencia de las desigualdades sociales, la ausencia de mejores condiciones de vida, hay un marcado aumento en desnutrición, indigencia y muerte.

Los denominados países desarrollados en Europa, contrario a lo que ocurre en África, padecen una marcada disminución en la natalidad, por consiguiente hay menor número de jóvenes frente a una población de edad avanzada.
Todo ello vinculado también a la disminución de la actividad laboral. La decadencia del modelo impuesto va dejando sus marcas que deberían hacer reflexionar al respecto.

La FAO arroja un número que no sorprende pero sí preocupa: entre los años 2012 y 2014 un 11% de la población mundial padece subnutrición, es decir ochocientos cinco millones de personas refleja una nutrición inferior a la media aceptada por ese organismo internacional.
Entre varias de las supuestas prerrogativas de organismos internacionales como el citado, están la supuesta eliminación de la pobreza, del hambre, etc. que, a pesar de contar con impresionantes cantidades de recursos económicos, no alcanzan o no sirven para lograr los objetivos, al menos de manera inmediata.

Sumamos algunos datos más que reflejan cómo el sistema impuesto mundialmente, en nada ha contribuido para erradicar los grandes males de la población mundial:
 842 millones de personas no tienen lo suficiente para comer.
 La gran mayoría de personas con hambre (827 millones) vive en países en vías de desarrollo, en donde el 14,3 por ciento de la población está desnutrida.
 La desnutrición contribuye con la muerte de 2,6 millones de niños menores de 5 años, un tercio del total global.
 Unos 66 millones de niños van a la escuela primaria con hambre en los países en vías de desarrollo, de los cuales 23 millones están en África.  
 El PMA estima que se necesitan más de 3 mil millones de dólares al año para llevar alimentos a 66 millones de niños en edad escolar que sufren hambre. (2)

Ante el último dato que aportamos donde se consigna que se necesitan más de 3 mil millones de dólares al año para llevar alimentos a sesenta y seis millones de niños, queremos destacar que “…El gasto militar mundial alcanzó en 2013 los 1,75 billones de dólares…” (3)
Adivinen quienes encabezan la lista en gasto militar, seguro aciertan en la primer instancia.
Hay algo de hipócrita tanto en los informes como en las llamadas metas que los organismos internacionales dicen proponerse lograr…

Habría que consignar también las situaciones que atraviesan en España, Italia, Alemania, etc. los habitantes que padecen desempleo, desalojos, abandono de toda índole que va engrosando la lista de los excluidos.

En contraposición de lo que sucede del otro lado del Atlántico, podríamos contemplar lo que sucede en Bolivia que ha disminuido el nivel de desnutrición. En el período 1990-1992 tenía un 38% de personas desnutridas; en el período 2013-2014 posee un nivel de desnutrición situado en 19,5%. Bolivia junto con Ecuador ha desarrollado planes que han logrado ganarle terreno al hambre de sus pueblos.

Venezuela ha logrado disminuir en más del 62% la desnutrición infantil en quince años.
Según un informe de la FAO del 2013 la Argentina logró erradicar el hambre; y la UNICEF ya en el 2010 había confirmado que Cuba llegó al 0% en desnutrición infantil.

Son datos más que alentadores los que sugieren que en Nuestra Patria Grande se han tomado medidas, tal vez en algunos casos no suficientes aún, pero se han tomado medidas para erradicar uno de los peores males mundiales.

Pobres, excluidos y desclasados ha habido y hay en el planeta, no es nada nuevo. ¿Que ya estamos acostumbrados?, seguro que es así, lamentablemente. ¿Qué hay un planeta para ricos y otro para pobres?, por supuesto que es así. Imposible negarlo.
Pero todo ello nos debería impulsar a llevar adelante prácticas más comprometidas con nuestras realidades, con nuestros hermanos, nuestra gente.
El siempre Eterno Comandante Hugo Chávez en alguna oportunidad hacía referencia a que nos faltaba mucho por aprender de nuestros originarios, ya que ellos, según su pasamiento, practicaban socialismo originario. De seguro no estaba equivocado. Las formas en que se procuraba la atención y sustento de los más necesitados como relatáramos casi al comienzo de estas palabras, algo nos habla de ello.


Hoy como hace más de quinientos años, América posee un espíritu menos depredador y de mayor inclusión, contemplando a sus mayorías, a los desposeídos del sistema explotador y otorgándoles la posibilidad de desarrollo y existencia con algo más de equidad; algo muy diferente a las imposiciones colonialistas que aún en sus tierras de origen perduran.

Habrá que profundizar nuestros compromisos y prácticas para llevar adelante acciones que disminuyan a la más mínima expresión, las injustas situaciones de desigualdad social, para que pobres, excluidos y desclasados sean sólo un mal recuerdo.

Que así sea.

NORBERTO GANCI –DIRECTOR-El Club de la Pluma
elclubdelapluma@gmail.com –elclubdelapluma@hotmail.com

DOMINGOS DESDE LAS 10 HS.
POR FM 103.9 RADIO INÉDITA

Notas, referencias y material consultado









1 comentario:

JAVIER MONAGAS dijo...

CUANDO LA AVARICIA, EL ODIO Y EL DESPRECIO AL SEMEJANTE SE HACEN DEL CONTROL DE ALGUNAS MENTES DEBILES, EMPIEZAN LAS AMBICIONES DESMEDIDAS Y LOS RECELOS A SEMBRAR AL MUNDO DE DISCRIMINACION Y DESIGUALDAD. LUEGO SUGEN COMO CONSECUENCIAS LAS RELIGIONES, LOS LATIFUNDISMOS, LA BURGUESIA, EL CAPITALISMO, HASTA LLEGAR HOY A LAS PUERTAS DE LA DICTADURA GLOBAL SUPERPUESTA AL PROPIO CAPITALISMO Y QUE DEGENRA EN UNA MAFIA SANGUINARIA Y EGOCENTRICA DENOMINADA BILDELBERG, QUE CONSOLIDA EL LIDERASGO CRIMINAL DEL SIONISMO INTERNACIONAL Y HASTA VA CONTRA EL CAPITALISMO MISMO, LA PEQUEÑA, MEDIANA Y ALTA BURGUESIA Y CONTRA LOS PUEBLOS, NEGANDOLES INCLUSO HASTA EL SUPREMO DERECHO A EXISTIR. POR ESO ES EL CAOS ACTUAL HOY EN EL PLANETA Y OCASIONADO POR LOS MISMOS ACTORES.