RADIO "EL CLUB DE LA PLUMA"

sábado, 28 de diciembre de 2013

“NO SE OLVIDEN DE…”

“NO SE OLVIDEN DE…”

Recurrentemente cada año al llegar diciembre, la sociedad sufre una transformación que, de acostumbrada, parece inadvertida.
Llegado diciembre los ritmos se aceleran, las actividades de multiplican y la carrera contra el avance del tiempo parece no terminar, ya que lo que se transmite es la sensación de que todo habrá de desaparecer en pocos días. Y lo que no hicimos ayer, lo tenemos que concretar hoy…

En las ciudades, grandes o pequeñas, la locura parece ganar las calles. Los atropellos por “querer llegar antes” a donde sea, se multiplican y los humores se exacerban. Se asaltan, en una forma de representarlo, los locales comerciales como si faltaran pocas horas para que desaparezca el planeta o llegue una tremenda hambruna. De seguro habrá muchos que no sabrán, no conocerán en carne propia lo que es el hambre, la deshidratación, la falta de un techo o el convivir cotidianamente con la certeza que alguna bala o misil segará esa existencia en cualquier momento.

Como sea, la locura y la exacerbación del “no me importa el otro” parecen incrementarse a medida que el mes de diciembre avanza.

Durante el transcurso de los otros meses, salvo enero y febrero en que las luchas sociales, las militancias, los conflictos, las guerras se toman vacaciones en la mayoría de las redes sociales, en los medios de desinformación; se toman vacaciones en las mesas de cafés y en muchos escritorios desde donde se llevan a cabo las guerras de los teclados.
Decíamos que, durante el resto de los meses, salvo los mencionados, algo de la conciencia se desarrolla en la vida de las personas, o de algunas personas. Marchas, acampes, bloqueos, etc. se despliegan por toda la geografía, convocando a las diversas formas de luchas que se dan, ante el avance del peor sistema que nos rige, el capitalismo, salvaje y asesino.

Y en diciembre, donde el sistema genocida por excelencia no descansa, no se toma vacaciones, ni en diciembre, ni en enero ni en febrero, muestra su mayor forma de dominación y control de voluntades y acción, al subsumir al grueso de la población en la carrera infernal, porque hay que cambiar el calendario gregoriano. Podríamos acordar que ello figura una tremenda, enorme estupidez?... Ustedes dirán…

En este mes de diciembre, así como en enero, en febrero y el resto de los meses, las batallas por la defensa de nuestros derechos no tienen tregua, más allá de los adornos de todo tipo. Las masacres, los desalojos, los secuestros, las torturas, continúan mientras algunos, como durante todo el año, miran hacia otro sitio.

Hace unos días publicábamos en una de las redes sociales, una imagen de la niña Hala Abu Sbikhah, mártir a los tres años,  asesinada por el genocida gobierno israelí, en la Franja de Gaza, con el siguiente texto:

“… ¿No les agrada la imagen?... ¿les resulta dolorosa??... ¿creen que no es conveniente o que queda mal una imagen como esta???

Hagan algo entonces...repudien, manifiesten, critiquen, condenen con todas sus fuerzas, con todas sus ganas, con todas sus convicciones...

Hagan algo entonces...denuncien y aturdan a quienes han preferido cerrar sus oídos, sus mentes, sus almas, sus conciencias para detener de una vez y por todas esta locura que se lleva la vida y los sueños de tantos, tantas...

Les ruego reserven saludos navideños para otras mejores épocas, mientras un sólo niño, mientras una sola niña sean las víctimas de esta crueldad llamada ¿sionismo?, ¿imperialismo?, ¿internacionalismo criminal?...mientras uno sólo de nosotros, de cualquiera de nosotros, sigamos siendo las víctimas de la rapacidad, la locura imperial, les ruego no enviar saludos navideños...cada vez creo menos en esto...

Creo en las intenciones manifiestas y concretas de cada día en que decidimos luchar por la vida, para la vida...

No les gusta la imagen...hagan algo, hagamos algo...dejemos los brindis y los saludos, los abrazos y las sonrisas, para cuando a nadie les falte y les sean respetados sus derechos, el derecho a la existencia de todos, sin exclusiones...ni excluidos..., sin asesinados por la barbarie...

A cada uno de mis hermanos palestinos, de mis hermanas palestinas, a cada uno de mis hermanos saharauis, de mis hermanas saharauis, de mis hermanos sirios, de mis hermanas sirias, a cada uno de los perseguidos, atormentados y asesinados por la hipocresía, la soberbia, la estúpida idea de la superioridad y su nefasta ambición, a cada unos, a cada una de mis hermanos, hermanas, mi solidaridad en la distancia y un simbólico abrazo para contener el llanto, de forma imaginaria, que es lo único que ahora puedo dar...”

Por supuesto que tildarán de pesimismo a esta posición que pretende ser un llamado de atención y una necesaria reflexión al cómo nos conducimos cada día durante cada año.
A la hora de los infaltables balances que suelen realizarse durante los meses de diciembre de cada año, no deberían estar ausentes situaciones repetidas de violaciones a los derechos humanos…

Por ello, sería valioso no perder de vista los objetivos en nuestras luchas y promover mayor visibilidad y compromiso.
Por ello, no se olviden de las luchas contra el genocida monsanto, no se olviden de las luchas por el derecho a la tierra, no se olviden de las luchas contra los desalojos, contra las fumigaciones; no se olviden de los actos genocidas en Palestina, en el Sahara Occidental, en México, en Chile, en Colombia, en Siria, en Libia, etc.

Muy a pesar de fechas, meses, festividades y creencias, la actitud comprometida y militante en defensa de la vida de todos y cada uno de nosotros, debe ser una constante sin descanso ni tiempo para la distracción, ya que es parte de la estrategia del sistema imperial para profundizar dominación y control, el contar con nuestros “descuidos”.

Renovemos en cada acción nuestro compromiso por lograr un sistema que nos conduzca a mayor inclusión, mayor participación, más pluralidad y seamos capaces de fortalecer nuestras identidades como pueblos soberanos, con nuestras particularidades y cosmovisiones. No le demos oportunidad a la irracionalidad para cooptarnos y defendamos irrestrictamente nuestro derecho a la vida.

Que así sea.   




NORBERTO GANCI –DIRECTOR-El Club de la Pluma
elclubdelapluma@gmail.com –elclubdelapluma@hotmail.com

DOMINGOS DESDE LAS 10 HS.
POR FM 103.9 RADIO INÉDITA

No hay comentarios: